necesidad de control

La necesidad de control en la fobia social

La necesidad de control es algo común en muchas personas. Queremos tener el control sobre nuestras vidas, nuestras circunstancias y las personas que nos rodean. Sin embargo, esta necesidad de control excesivo puede llevar a una mayor ansiedad y estrés en lugar de brindarnos una sensación de seguridad.

Cuando nos aferramos a la idea de controlar todo lo externo a nosotros, como las situaciones, las acciones de los demás o los resultados, nos ponemos bajo una presión constante. Queremos que todo salga según nuestros planes y expectativas, y cuando eso no sucede, experimentamos una sensación de frustración, ansiedad y decepción.

La realidad es que hay muchos aspectos de la vida que están fuera de nuestro control. No podemos controlar cómo los demás actúan, cómo se desarrollan ciertas situaciones o cómo se resuelven ciertos problemas. Tratar de controlar todo esto solo nos lleva a un ciclo interminable de preocupación y ansiedad.

En lugar de enfocarnos en controlar lo externo, es más beneficioso dirigir nuestra atención hacia lo que sí podemos controlar: nosotros mismos y nuestra respuesta a las circunstancias. El autocontrol implica desarrollar la capacidad de regular nuestras emociones, pensamientos y acciones en situaciones desafiantes.

El autocontrol nos permite adaptarnos y responder de manera más efectiva a las circunstancias. Aprendemos a aceptar lo que no podemos cambiar y enfocarnos en lo que sí podemos hacer para influir positivamente en nuestras vidas. Esto implica cultivar la aceptación, la flexibilidad y la confianza en nuestras propias habilidades para enfrentar los desafíos.

Cuando nos centramos en el autocontrol, nos damos cuenta de que nuestra paz y bienestar no dependen de controlar lo externo, sino de cómo manejamos nuestras propias emociones y acciones. Aprendemos a tomar decisiones conscientes, establecer límites saludables, practicar la autocompasión y buscar apoyo cuando lo necesitamos.

Al dejar de intentar controlar todo y enfocarnos en el autocontrol, liberamos una carga pesada de nuestras vidas. Aceptamos que hay cosas que no podemos cambiar y nos esforzamos por enfocarnos en lo que sí podemos hacer. A medida que desarrollamos el autocontrol, experimentamos una mayor tranquilidad mental y emocional, y aprendemos a adaptarnos más fácilmente a los cambios y desafíos de la vida.

En resumen, la necesidad excesiva de control puede aumentar nuestra ansiedad. Para encontrar una mayor paz y bienestar, es importante dejar de intentar controlar todo lo externo y enfocarnos en el desarrollo del autocontrol. Al hacerlo, aprendemos a aceptar lo que no podemos cambiar y a responder de manera más efectiva a las circunstancias que podemos influir.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Casillas de verificación
Recibir consejos
Al marcar esta casilla, confirmas tu consentimiento para que te envie comunicaciones personalizadas por correo electrónico. Puedes darte de baja en cualquier momento utilizando el enlace de cancelación de suscripción que encontrarás en cada correo electrónico. Para obtener más información, consulta la política de privacidad.

Leer política de privacidad. Raquel Llorens – Psicóloga ansiedad social.

Imagen de la portada de la guía sobre psicóloga ansiedad social.
Abrir chat
1
Cuéntame... ¿En qué puedo ayudarte?
¡Hola! Soy Raquel 👋
Cuéntame... ¿En qué puedo ayudarte?