focalización interna. atención en uno mismo

La focalización interna

En la ansiedad social, timidez extrema o dificultades de relación social, la atención se convierte en un arma de doble filo.

Mientras que prestar atención a los demás y al entorno social es clave para una interacción exitosa, la focalización interna excesiva en uno mismo puede tener efectos contraproducentes. 

El modelo atencional de Clark y Wells (1995) propone que las personas con fobia social o trastornos relacionados tienen una tendencia a dirigir su atención de forma excesiva hacia sí mismas durante las interacciones sociales. Este estado de hipervigilancia corporal se traduce en una focalización interna constante, donde la persona está más preocupada por cómo se ve, cómo suena y cómo se comporta que por la interacción en sí misma.

Mindfulness para reducir la focalización interna y desplazar la atención hacia el exterior

Consecuencias de la focalización interna

  1. Aumento de la ansiedad: Al centrar la atención en uno mismo, se magnifican las sensaciones corporales y se perciben como amenazantes. Esto desencadena una respuesta de ansiedad, que a su vez alimenta la focalización interna, creando un ciclo de retroalimentación negativa.
  2. Dificultad para procesar la información social: Al estar tan enfocados en sí mismos, las personas con fobia social tienen dificultades para captar y procesar las señales sociales relevantes, como el lenguaje no verbal y las pistas contextuales. Esto puede llevar a malinterpretaciones y dificultades en la interacción.
  3. Menor conexión emocional: La focalización interna limita la capacidad de conectarse emocionalmente con los demás. Al estar tan preocupados por su propia apariencia y comportamiento, las personas con dificultades de relación social tienen dificultades para mostrar empatía y comprender las emociones de los demás, lo que dificulta la construcción de relaciones sólidas. Además, el interlocutor puede notar esta ausencia de conexión emocional de la persona y pensar que no tiene interés en la conversación.

Para romper la trampa de la focalización interna lo que hay que hacer es dirigir la atención hacia el exterior. Esto implica prestar atención a los demás, escuchar activamente y observar el entorno social, así como prestar atención a la tarea que se está realizando, no a las emociones o sensaciones corporales que se están experimentando. Al hacerlo, se reduce la autoconciencia excesiva y se facilita una mayor conexión con los demás. A la vez, con la práctica del mindfulness, se aprende a observar los pensamientos y sensaciones corporales sin juzgarlos ni engancharse en ellos, permitiendo una mayor apertura y fluidez en la interacción social.

Recuerda que la manera en que nos percibimos no es la manera como nos perciben los demás. Ser consciente de ello durante la interacción social, puede ayudar a centrar la atención en el exterior en vez de a nosotros mismos. Con una práctica diaria y repetida, se logrará poco a poco cambiar este foco de atención.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Casillas de verificación
Recibir consejos
Al marcar esta casilla, confirmas tu consentimiento para que te envie comunicaciones personalizadas por correo electrónico. Puedes darte de baja en cualquier momento utilizando el enlace de cancelación de suscripción que encontrarás en cada correo electrónico. Para obtener más información, consulta la política de privacidad.

Leer política de privacidad. Raquel Llorens – Psicóloga ansiedad social.

Imagen de la portada de la guía sobre psicóloga ansiedad social.
Abrir chat
1
Cuéntame... ¿En qué puedo ayudarte?
¡Hola! Soy Raquel 👋
Cuéntame... ¿En qué puedo ayudarte?